martes, 23 de julio de 2019 Bienvenido al Portal de la Comunidad Boliviana radicada en la Argentina
Otras paginas
4Links Bolivianos
4Noticias Bolivianas
4Msjes. a celulares bolivianos
4Consultorios Gratis
Especiales
4La otra mirada
4No se olviden de Marcelina
4Fútbol sin racismo
Radial
4Estación Latina
4Archivos radio Elportal
4Sentir Boliviano
Instituciones
4FACBOL
4Morón
4Charrúa
4Escobar
4AsorebolUSA
4A.P.B.A.
Guías
4Guía Profesionales
Usuarios Registrados
4Enlaces relacionados
4Enviar Noticia
4Enviar Postales
mister conejo-1.jpg
imprentapotosi.jpg
buschome.jpg
juricich.jpg
Recomendarnos
Tu nombre:

E-mail email amigo:


logomundovilla.jpg
Mas leidas:
LOS 10 MOMENTOS POLITICOS DEL 2012 EN ARGENTINA
"SOY EL RICO POTOSÍ"
¿ESPAÑA NOS EXPLOTÓ POR 500 AÑOS Y TIENEN DERECHO A TRATARNOS ASI ????
AUMENTA LA POBREZA EN EL MUNDO
LA FIESTA MÁS TRADICIONAL DE LA COMUNIDAD BOLIVIANA EN LA ARGENTINA
liga bolivia.gif
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
cb65_1noti.jpg
21/3/2010 
Por Stefan Theil (www.elargentino.com)…

Documento sin título

 

EUROPA Y LA XENOFOBIA

03-2010 /  Con duras políticas hacia los inmigrantes en aumento, la Unión continental debe decidirse: o abre sus puertas y prospera, o las cierra y paga el precio. 
Por Stefan Theil (www.elargentino.com)…

Berlusconi, Italia y la segregación racial

En los últimos meses, un oscuro sistema tribal se extiende por Europa. En enero, después de los peores disturbios raciales de Italia desde la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno envió a soldados armados para eliminar los campamentos de emigrantes africanos desempleados en el sur del país.

En Gran Bretaña, el líder conservador David Cameron prometió reducir drásticamente la inmigración en 75 por ciento si resultaba electo. En Francia, donde se realizarán importantes elecciones regionales este otoño boreal, el presidente, Nicolas Sarkozy, inició un ruidoso debate sobre “la identidad francesa” donde habla de prohibir la burka y realiza otras críticas a las minorías. Incluso Suiza, que desde hace mucho tiempo es uno de los Estados de Europa más amistosos con los refugiados,  aprobó en un referéndum prohibir la construcción de minaretes.

En varios países, los inmigrantes, generalmente musulmanes, se convierten en blancos. Más que en cualquier otro momento en las décadas recientes, el miedo se convierte en la fuerza dominante de la política europea, advierte el comentarista francés Dominique Moisi.

La causa inmediata de este miedo es la crisis económica, que alimentó las preocupaciones sobre los extranjeros que “se roban” los empleos en Europa y sobrecargan su sistema de asistencia social. Pero la animosidad refleja un cambio más profundo. La inmigración hacia Europa estalló en los últimos años, hasta el punto de que la Unión Europea superó a EE. UU. como el primer destino del mundo para las personas que buscan una vida mejor en otro país. Desde 1990, 26 millones de inmigrantes  llegaron a Europa, en comparación con 20 millones hacia EE. UU. Contribuyeron a generar auges económicos, revigorizado la debilitada tasa de natalidad del continente, y transformado las ciudades, desde Madrid hasta Estocolmo. La Comisión Europea calcula que, desde 2004, sólo la emigración de europeos orientales a Europa Occidental añadió cada año un 0,8 por ciento neto al PBI del bloque.

Pero no todo el mundo está convencido de estos beneficios, y los inmigrantes provocan profundos temores de que la identidad racial y religiosa de Europa se esté perdiendo. Impulsados por tales preocupaciones, los Gobiernos comienzan a volverse contra los recién llegados. Muchos Estados (como el Reino Unido e Italia) impusieron límites a la inmigración, mientras que otros (España y la República Checa) pagan a los inmigrantes para que vuelvan a sus países. Así, la emigración de mano de obra hacia Europa se redujo bruscamente el año pasado.

A medida que estas tendencias se intensifiquen, Europa enfrentará una marcada elección. Puede apaciguar a las masas enfadadas y cerrar de golpe sus puertas. O desafiar a la opinión pública y abrir las puertas a más inmigrantes mejor calificados. Esto sería políticamente difícil. Pero también es necesario para garantizar la recuperación económica y la vitalidad a largo plazo del continente. Aunque el hecho de invitar a más extranjeros podría parecer una decisión extraña, Europa no puede permitirse no hacerlo. Si se obliga a convertirse en una sociedad más abierta y más dinámica modelada a partir de la tradición de países de inmigrantes como Canadá, Australia y EE. UU., prosperará. Por otro lado, si cierra sus puertas terminará como Japón: marchito, xenófobo y resignado a la decadencia.

La población del continente envejece rápidamente. Este año, las muertes superarán a los nacimientos en 10 de los 27 Estados miembros de la UE, incluyendo a dos de los más grandes, Alemania e Italia. Para 2015, este fenómeno se habrá extendido a toda la UE, y para 2035 la diferencia de defunciones habrá aumentado a 1 millón cada año. De acuerdo con la Comisión europea, para 2050, la Unión tendrá 52 millones de personas menos en edad de trabajar.

Incluso ahora, las empresas de todo el continente enfrentan una escasez crónica de trabajadores calificados como ingenieros, técnicos, obreros y personal médico. A pesar de la crisis económica, hoy existen en Europa unos 4 millones de empleos vacantes. “Cada uno de nuestros clientes tiene puestos que no puede llenar debido a las escasez de mano de obra”, señala Barbara Beck, directora de Manpower Europa.

Y estos problemas crecerán. Los economistas pronostican que el PBI mundial se duplicará en los próximos 20 años, y que se crearán no menos de mil millones de nuevos empleos especializados. Pero para captar su parte de este crecimiento y respaldar a su población envejecida, Europa necesitará muchos más trabajadores calificados de los que hoy produce. Para lograrlo, deberá aprovechar la base de talentos del mundo. De acuerdo con la Comisión Europea, Europa necesitará 20 millones de inmigrantes experimentados durante los próximos 20 años sólo para mantener su posición. Si no logra obtenerlos, no sólo se volverá más pequeña y pobre, sino que también verá cómo sus mejores y más brillantes elementos se marchan en busca de mejores oportunidades en las economías crecientes de China, India y Brasil.

Sin embargo, en lugar de abordar estos asuntos de frente, el contragolpe en contra de la inmigración, inducido por la crisis, demora las reformas en gran parte del continente. Antes de la crisis, Alemania, por ejemplo, había empezado a avanzar lentamente hacia un sistema de inmigración más abierto y de estilo estadounidense, donde los solicitantes serían seleccionados de acuerdo con su educación, sus habilidades y las necesidades del mercado laboral. Pero ahora, con un desempleo de un 7,5 por ciento en aumento, la mayoría de los políticos alemanes se niega a hablar del tema. En toda Europa, los planes para un sistema coordinado de asilo fueron puestos en espera.

Sin embargo, la inacción arraigará las políticas negativas que produjeron graves problemas con los 47 millones de inmigrantes que ya viven en Europa, y los convertirá en una clase baja permanente y distanciada. Durante décadas, la mayoría de los países europeos mantuvo a los inmigrantes en los márgenes, haciendo que fuera muy difícil que los profesionales y trabajadores calificados ingresaran al continente, mientras permitía que trabajadores legales inexpertos y refugiados ocuparan puestos fabriles de bajo nivel que desde hace mucho tiempo se habían trasladado a Asia. Con muchos de los mercados laborales en contra de los recién llegados, la inmigración también pasó a canales ilegales. Por consiguiente, a comienzos del presente siglo, Europa, de acuerdo con la Comisión, atrajo al 85 por ciento de los emigrantes inexpertos del mundo, pero sólo a un 5 por ciento de aquellos con una alta especialización, mientras que EE. UU., por contraste, atrajo al 55 por ciento de esta camada más deseable. Dado que la inmigración funciona en gran parte a través de redes existentes  -los inmigrantes llevan consigo a sus familias y atraen a sus colegas—, estos errores anteriores darán forma a las cosas durante décadas, afirma Thomas Liebig, un especialista en inmigración de la OCDE en París.

Todo esto contrasta con lo que hicieron países como Canadá, Australia y EE. UU., que adoptaron políticas de inmigración más inteligentes y obtuvieron resultados inmediatos. Al inicio de la crisis económica, Ottawa consideró brevemente reducir en gran medida las cuotas de inmigración. Al final, sin embargo, decidió hacer lo contrario y recibir a una mayor proporción de emigrantes educados con medidas como otorgar rápidamente el permiso de residencia a trabajadores experimentados. Por consiguiente, aunque perdieron algo de terreno, los inmigrantes en Canadá todavía tienen el doble de posibilidades de tener doctorados o maestrías que los canadienses.
Europa debe seguir estos lineamientos y reconocer que el hecho de evitar el problema no solucionará nada. Esto no quiere decir que las preocupaciones de los políticos en Londres, París o Berlín sean infundadas. Las estadísticas muestran que los inmigrantes en países como Alemania, por ejemplo, cometen más crímenes (no por ser extranjeros, sino porque tienen mayores probabilidades de ser pobres y carecer de educación). Pero erigir un muro contra ellos no funcionará; sólo hará que la inmigración pase a canales menos controlados. A diferencia de Japón, Europa no es una isla homogénea y defendible. Está rodeada por las crecientes poblaciones de África y el Oriente Medio. Su gran población inmigrante encontrará  formas de traer a los miembros de sus familias a pesar de que los Gobiernos traten de detenerla.

Sarkozi y Berlusconi : los "ultraduros" que quieren complementar el "plan contraterrorista" ya vigente en la Unión Europea, con el plan de persecución y detención de inmigrantes que lo complementa

Por esta razón, los líderes de Europa deben empezar a presentar argumentos en favor de una inmigración continua y una mejor integración, explicando a sus gobernados cómo los recién llegados fortalecen el país y son especialmente importantes para el continente. Los trabajadores calificados son vitales para hacer funcionar las empresas y los servicios públicos de Europa. Y, al contrario de los temores, no suelen aumentar el riesgo de desempleo para los nativos.

Una política inteligente redoblaría los esfuerzos de integración, garantizando que la crisis económica no haga que las poblaciones minoritarias de Europa se atrasen más. Suecia fue uno de los pocos países del mundo que aumentaron el gasto en programas como la formación profesional y de idiomas, y más Estados deben seguir su ejemplo. En segundo lugar, los Gobiernos deben cambiar las políticas de inmigración para hacer que Europa resulte más atractiva para los emigrantes experimentados al abrir sus puertas a las profesiones donde existe escasez, reducir el papeleo que dificulta el reconocimiento de los grados académicos obtenidos en el extranjero, y convencer a más estudiantes extranjeros de que permanezcan en el país. En tercer lugar, los Gobiernos deben tratar de reducir la dependencia de la asistencia social, posiblemente limitando el acceso para los inmigrantes.

Lo que Europa no puede permitirse es seguir como hasta ahora. Una postura de temor hacia los inmigrantes no sólo afectará el crecimiento y las cifras de población, sino que también envenenará otros asuntos. Para empezar, un regreso a la política racial o étnica se ganará la antipatía de la considerable población no caucásica o musulmana de Europa. Una Europa xenófoba también lidiaría con otras decisiones estratégicas importantes. La admisión de Turquía en la UE, por ejemplo, está en espera por el temor de Francia y Alemania de que la integración de Turquía implique integrar a millones de sus ciudadanos. Y la estabilización de los márgenes orientales de Europa fue obstaculizada por la preocupación de que una relación más profunda produciría la entrada de un gran número de ucranianos.

Se debe recordar la ingeniería social, dice Demetrios Papademetriou, director del Instituto de Política de Migración de Washington. Los que manejan bien la inmigración y la integración cosechan grandes beneficios. Los que no lo hacen, pagan las consecuencias. Ahora, con su recuperación de la crisis económica en peligro, Europa enfrenta una decisión dolorosa. Incluso la inmigración bien manejada no es ninguna fórmula mágica: no solucionará todos los infortunios económicos y demográficos. Pero sin ella la tan mentada prosperidad y el famoso modelo social de Europa se desvanecerán muy rápido.

 




print.gif  friend.gif  
tuvsa.jpg
Secciones
4Comunicados
4Información General
4Migraciones
4Queremos Votar
4Libro de Visitas
4Artículos Especiales
4Cultura
4Deportes
4Economía
4Gente que Busca Gente
4Internacional
4Invitación a Eventos
4Sociedad
4Tecnología, Ciencia y Salud
4Servicios Útiles
publinor.jpg
feuargentina.jpg
Deja tu e-mail para recibir noticias del portal
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
congresohome-1.jpg
asignacion.jpg
Buscar :
Busqueda avanzada
Monedas
Registrate!! - Ya somos 350.000 suscriptores.. Vamos Creciendo, Qué esperás para suscribirte a nuestro boletín de noticias. ¡PASAMOS  LOS CINCO MILLONES TRESCIENTOS CINCUENTA MIL VISITAS! ¡VISITANOS Y PUBLICITÁ EN EL PORTAL! Envianos tu solicitud via mail
Encuestas:
COMO VES LA ACTITUD DEL GOBIERNO RESPECTO DE LOS INMIGRANTES BOLIVIANOS

Buena
Mala
No le importa
No sabe nada

Ver Resultados

Agregar a favoritos

Colabore con nosotros! Si quiere remitir artículos, opiniones y/o sugerencias,
comuníquese con nosotrs: 
E-mail: comunidadboliviana.com.ar@gmail.com

Powered by E-Internet