sábado, 20 de diciembre de 2014 Bienvenido al Portal de la Comunidad Boliviana radicada en la Argentina
Otras paginas
4Links Bolivianos
4Noticias Bolivianas
4Msjes. a celulares bolivianos
4Consultorios Gratis
Especiales
4La otra mirada
4No se olviden de Marcelina
4Fútbol sin racismo
Radial
4Estación Latina
4Archivos radio Elportal
4Sentir Boliviano
Instituciones
4FACBOL
4Morón
4Charrúa
4Escobar
4AsorebolUSA
4A.P.B.A.
Guías
4Guía Profesionales
Usuarios Registrados
4Enlaces relacionados
4Enviar Noticia
4Enviar Postales
radioimpacto.jpg
buschome.jpg
juricich.jpg
Recomendarnos
Tu nombre:

E-mail email amigo:


logomundovilla.jpg
Mas leidas:
Tinkus y Morenada son peruanos, los bolivianos tienen la virtud de difundirlos bien
La Telebasura: Una lucha entre la Ética y la Estética
MISS BOLIVIA LA BENIANA JESSICA JORDÁN
Las danzas del Gran Poder expresan el Arte, Creencias y Religiosidad del Hombre Andino PARTE I
Las danzas del Gran Poder expresan el Arte, Creencias y Religiosidad del Hombre Andino II PARTE
imprentapotosi.jpg
liga bolivia.gif
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
baganoti.JPG
14/10/2004 

Documento sin título

 

 
La desgracia de haber nacido pobre

MILES DE ARGENTINOS Y BOLIVIANOS SOBREVIVEN PASANDO MERCADERIAS


Historia de explotación (Agencia de Noticias Copenoa)

La falta de trabajo, genera miles de desocupados, la frontera no logra dividir a los pobres de Argentina y Bolivia que apresurados cruzan el puente internacional para pasar una bolsa de harina, o de maíz, que el patrón del momento comercializa hacia Bolivia. Por resolución ya no son bagayeros, son los nuevos usuarios del régimen de trafico vecinal fronterizo, como si el nombre pudiera ocultar la realidad de mujeres, niños y hombres explotados, que usted puede ver en la frontera, con sus grandes bultos en sus espaldas. Los gobiernos de Argentina y Bolivia, trabajan conjuntamente controlando este sistema de explotación, en donde el hombre sufre diariamente la marginación y exclusión de las ganancias de un estado devenido en explotador.

El chiquero

Cuando se cruza el puente internacional, desde Argentina hacia Bolivia los rostros de sufrimiento y dolor, siguen siendo los mismos que en argentina. Estos rostros, cruzando la frontera, estos organizados, las bolsas de harina, maíz, estan acopiadas en un gran baldío. Don Antonin Estrada, es el presidente de la Asociación de bagayeros de San José de Pocitos boliviano”.

“Bienvenidos al chiquero, es el nombre de este lugar” dice Estrada, “la personas que usted esta viendo, son cargadores que utilizan una franquicia otorgada por el gobierno Argentino, nosotros cargamos la mercadería que se compra en su país. Los comerciantes Argentinos y Bolivianos, son los que deben tributar, nosotros no tenemos responsabilidad, somos cargadores”.

Don Antonio es un reconocido luchador social de la zona. La franquicia es el resultado de la lucha al gobierno Boliviano y Argentino, para contrarrestar la desocupación en aumento en ambos países, nos aclara. Dejando en claro que “el gobierno Boliviano debe generar puestos de trabajo genuinos, no eventuales y explotadores como el bagayero”.
70 CENTAVOS POR PASAR UNA BOLSA DE HARINA

Una humilde mujer boliviana, que trabaja de bagayera en la frontera, acepta dialogar con la Agencia de Noticias Copenoa, la entrevista la realizamos en frente del puente internacional que une la Argentina con Bolivia, mientras conversamos observamos la mirada atenta de un grupo de gendarmes, que luego le preguntaran a la joven bagayera sobre nuestra consulta periodística.

¿Ud es bagayera?

Si yo soy bagayera, mi trabajo consiste en pasar bolsas de harina, de maíz especialmente, este trabajo lo realizo por necesidad acá no hay trabajo señor.

¿Cuanto le pagan por pasar bolsas de harina?

Gano dos bolivianos con veinte centavos, al cambio en pesos argentinos seria como 70 centavos. Tengo que pasar las bolsas de harina hasta Bolivia, las bolsas son de empresarios que traen la mercadería en camiones hasta la frontera. Ellos nos dan las facturas para poder pasar como si la mercadería fuera nuestra, para la bolsa de harina nos dan facturas por un monto de 45 pesos, con la misma pasamos utilizando la reglamentación de trafico fronterizo. Los empresarios nos contratan para este trabajo. Finaliza diciendo la joven mujer.

LA EXPLOTACION DEL HOMBRE POR EL HOMBRE

 

 

Raúl Oscar Matwrejuk, es el jefe de la Sección Resguardo de la División de la Aduana de Pocitos, Salvador Mazza. Amablemente accede al dialogo con la Agencia de Noticias Copenoa. “La resolución aduanera establece que el usuario del régimen de trafico vecinal fronterizo pueda sacar hasta 150 dólares en mercadería por este régimen” comenta el funcionario aduanero, agregando “Lamentablemente hemos detectado maniobras de irregularidades, las cuales fueron denunciadas en los juzgados federales de Salta, los denunciados por evasión impositiva y contrabando son empresarios que figuran como operadores de cereales”.

El funcionario de aduanas, detalla como se concretan las maniobras de evasión, que incluyen talonarios de facturas que son impresas en Bolivia e ingresan ilegalmente a la argentina, para luego ser utilizados por los bagayeros. Aclarando que en la frontera se puede presenciar día a día, la explotación del hombre por el hombre.(COPENOA)

Parecen mulas de carga capaces de soportar sobre sus espaldas lo que sea, hasta el límite de lo indecible, acomodando el dolor al cuerpo, los calambres al próximo paso, la respiración al último tramo.

Suena de la peor manera decir que una persona puede convertirse en eso, en una bestia de carga. Pero es la descripción más literal de los paseros o bagayeros del norte. Hombres mujeres y niños, explotados y reducidos a lo infrahumano, por una paga que solo compensa el pan de cada día. Porque el siguiente también tendrá su peso. Así de mal paga, cruel y anónima es la subsistencia de unas 4000 personas.

No es casual que se muevan en la frontera, donde llegaron corridos por el desempleo y la necesidad extrema, expuestos a cualquier mal, malqueridos de todo sistema, desamparados. Son parte de la frontera real que es también metáfora de los territorios difusos, donde todo se diluye, y por lo visto también puede desaparecer el derecho de lo humano.

Es acá entre la localidad argentina Salvador Mazza y la boliviana de San José de Pocitos, donde pinta a diario ese cuadro de necesidad extrema, donde los hombres se doblan para estibar el peso de los otros, bajo la mirada de todos. Se los llama paseros, bagayeros, pasadores, portadores. Pero cualquier sinónimo suena apuro eufemismo cuando se los ve apiñados en ese brete humano, con sus lomos jorobados por bolsas repletas de maíz, trigo,papas, cajones de cervezas, gaseosas, alimentos enlatados. O de lo que sea.

Son miles que van con sus cuellos estirados hacia delante como queriendo alcanzar un final que no llega; la espalda vencida hacia el piso; los rasgos desorbitados por la fuerza demoledora que aplasta y druje; los pasos cortos y rápidos, en ojotas gastadas o sandalias que avanzan a la velocidad que imprime la carga. Sin que otros detalles como la edad o el género, si es una mujer magra o con panza de embarazo aqvanzado, sean impedimentos. Son simples transportes de carga, que sirven para que comerciantes, bolivianos y argentinos hagan sus negocios. As autoridades aduaneras calculan que unas 300 toneladas de trigo por ejemplo, pasan todos los días en los hombros de los cargadores rumbo a territorio boliviano. Son unos 30 mil dólares que no pagan tributos.

VIVIR EN LA FRONTERA

 

 

Salvador Mazza, Salta. El límite dibujado de una geografía verdosa. La Frontera, así lo indican su fisonomía y el pulso de la ciudad. Y ese desfile militar que celebra los años que pasaron desde que la Gendarmería argentina se apostó allí. Un paisaje de montaña cubierta dse una vegetación subtropical completa el cuadro, hace frio, una excepción. Lo habitual son 40 grados a la sombra. Inevitablemente, los ojos de la ciudad están puestos en el Puente Internacional que le separa, como si se pasara por una simple puerta a la vecina San José de Pocitos, territorio de Yacuiba en el lado boliviano.

En el puente es la boca que respira, expulsa y vitaliza. Las calles principales desembocan repletas de comercios, locutorios y puestos callejeros donde se vende ropa, CDs, juguetes, la fritanga que empieza a invadir apenas sale el sol, los diarios que se editan en ambos lados, camiones cargados de gasoil, esperan que el día termine porque es una misión imposible pasar la frontera con bagayeros cruzándose delante de las ruedas y esquivar los puestos de viandantes que comercian sobre la avenida Tarija que se estira ya en terreno boliviano. Un informe reciente del comité de frontera bilateral dice que por ahí desfilan unos 25 millones de dólares al mes, en su mayoría a bordo de camiones cisterna que llevan gasoil de Argentina a Bolivia. Está a la vista que ni un céntimo de ese dinero recayó sobre esas calles, en pésimas condiciones. Y ni que HABLAR DE HIGIENE, en una zona donde cada tanto se alerta sobre cólera, dengue u otra epidemia.

LOS PRIMEROS ALBORES DEL DÍA

 

El día apenas despunta, pero ya el aire huele a grasa y vapor. Los bagayeros desayunan una suerte de guiso que se cocina a fuego lento en las veredas, de un lado y del otro de la frontera. Y esperan en la puerta de los depósitos o repartidoras de Salvador Mazza, donde los camiones cargados de granos se fraccionan en bolsas de no menos de 50 kilos, que van a ser transportadas a lomo de hombre.

Por cada camión de cereales que se fracciona, trabajan unas 72 personas. Y alrededor de 6.000 se benefician de todo el circuito, entre bagayeros, estibadores, e intermediarios tanto argentinos como bolivianos. Todos en negro sin ninguna cobertura social o de salud.

Del depósito al paso fronterizo, las bolsas se llevan en unos carritos empujados por estibadores, muchos son menores. Y antes de cruzar, se las cargan sobre los hombros de los bagayeros que pasan en fila india. No siempre es un tránsito tranquilo. Cuando hay mucha mercadería para pasar, los bagayeros buscan cruzar la frontera la mayor cantidad de veces que sean capaces. Entre el apuro de ellos y cierta intolerancia de los funcionarios aduaneros y gendarmes argentinos, empiezan los problemas. Vienen los empujones que les hace chocar la cara de uno contra la bolsa de otro

Esta intolerancia se manifiesta cuando los gendarmes les tiran las bolsas al piso o se les arrebata de un manotazo las gorras que usan las cholitas, con actitudes y palabras de desprecio y mal trato, simplemente por “no hacer una fila ordenada”, se supone que los paseros deben presentar en la aduana la boleta de la carga que lleva, algo que en realidad tiene sus dificultades. Pero hay veces que los funcionarios se ponen más celosos que de costumbre. En el Consulado Boliviano de Salvador Mazza, abundan las denuncias cntra aduaneros y gendarmes por violencia y discriminación.

UNA CRUDA Y AMARGA REALIDAD DESCUIDO DE LOS GOBERNANTES

 

 

El mismo bagayero desde que tiene uso de razón. Por todo el playón hay chicos que ensayan juegos expuestos a cualquier peligro. El más próximo que una bolsa se les caiga encima. Mal alimentados, a la intemperie, muchos sin escuela. Ruth Evelyn es una beba de pocos meses que llorisquea en un carrito de madera. Su hermanita Doris no sabe cuanto tiempo tiene la beba, ni cuantos años tiene ella misma. Pero igual esta ducha en eso de alimentar a bebés, mientras su mamá va y viene cargando bolsas en su aguayo o qckepírina (un manto típico de las mujeres andinas).
Hernán Mamani, su esposa Cristina, su Madre y sus hijas de 14 y 15 años forman una familia que se dedican al bagayeo.
#Buscamos pasar unas 50 bolsas como mínimo al día. Pero no es fácil”, cuenta Hernán, un hombre magro y mediano y para eso la familia madruga en Barrio Nuevo a 3 kilómetros del puente, adonde llegan a pie, Cristina su mujer, ya tiene el cuerpo adormecido. Dice que ya se acostumbró, las bolsas deben pesar lo mismo que su propia carne y su salud se resquebraja a la par de todos, con dolores intensos en la columna. Los bagayeros evitan el hospital porque les cobran. Visitan a los hueseros que alivian los dolores con algún ungüento. Y acomodan las articulaciones como pueden.

UNA SITUACIÓN DE EXPLOTACIÓN

 

El crecimiento de esta forma de trabajo se dio por la desocupación boliviana y la devaluación Argentina.

La Organización Internacional para la Migraciones (OIM), también se ocupo de los bagayeros de Mazza Yacuiba, sobre todo a partir del fin de la convertibilidad, en ese momento cambiaron las relaciones de frontera. Porque cambió el factor comercial y de bienes tanto para aprovisionarse, comprar, vender o trabajar, analiza Lelio Mármora, Director de la Maestría de Políticas Internacionales de la UBA y ex representante de la OIM ante el Cono Sur. para entonces, el cierre de las Minas de Potosí y la crisis del campo boliviano habían expulsado a miles de bolivianos hacia las grandes ciudades y a la frontera. La devaluación del peso argentino invirtió definitivamente el movimiento fronterizo. Por eso, desde la OIM se analizaron seis pasos internacionales argentinos. Pero fue en Mazza-Yacuiba donde se encontró “Una situación de extrema pobreza de explotación y de trabajo infantil, más dramática que en otros puntos analizados”. Para mármora, los paseros están sometidos por necesidad extrema “un trabajo inhumano que va más allá de las capacidades físicas y que afecta su esperanza de vida”.

¿Se trata de un problema sólo Boliviano? o ¿es un problema bilateral?
Es cierto que es un problema fundamentalmente de los bolivianos que pasan la frontera. Pero la solución es bilateral. No importa el número, sino que están siendo explotados y son tan valiosos como si fueran millones.
¿Se plantearon soluciones?
Se dieron algunas pautas, la solución es un desarrollo sustentable a escala, como el turismo rural o el cultivo de hierbas aromáticas. Se trata de encontrar la manera de producir sin tener que emigrar.

(fotos y texto revista VIVA)

 

 

 

 

 

 
  info@comunidadboliviana.com.ar




print.gif  friend.gif  
Secciones
4Comunicados
4Información General
4Migraciones
4Queremos Votar
4Libro de Visitas
4Artículos Especiales
4Cultura
4Deportes
4Economía
4Gente que Busca Gente
4Internacional
4Invitación a Eventos
4Sociedad
4Tecnología, Ciencia y Salud
4Servicios Útiles
eleccionesbol-2014.jpg
Deja tu e-mail para recibir noticias del portal
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
tuvsa.jpg
celubaner.jpg
coicbanner.jpg
Buscar :
Busqueda avanzada
Monedas
Registrate!! - Ya somos 350.000 suscriptores.. Vamos Creciendo, Qué esperás para suscribirte a nuestro boletín de noticias. ¡PASAMOS  LOS CINCO MILLONES TRESCIENTOS CINCUENTA MIL VISITAS! ¡VISITANOS Y PUBLICITÁ EN EL PORTAL! Envianos tu solicitud via mail
Encuestas:
COMO VES LA ACTITUD DEL GOBIERNO RESPECTO DE LOS INMIGRANTES BOLIVIANOS

Buena
Mala
No le importa
No sabe nada

Ver Resultados

Agregar a favoritos

Colabore con nosotros! Si quiere remitir artículos, opiniones y/o sugerencias,
comuníquese con nosotros: 
E-mail: comunidadboliviana.com.ar@gmail.com

Powered by E-Internet