lunes, 10 de diciembre de 2018 Bienvenido al Portal de la Comunidad Boliviana radicada en la Argentina
Otras paginas
4Links Bolivianos
4Noticias Bolivianas
4Msjes. a celulares bolivianos
4Consultorios Gratis
Especiales
4La otra mirada
4No se olviden de Marcelina
4Fútbol sin racismo
Radial
4Estación Latina
4Archivos radio Elportal
4Sentir Boliviano
Instituciones
4FACBOL
4Morón
4Charrúa
4Escobar
4AsorebolUSA
4A.P.B.A.
Guías
4Guía Profesionales
Usuarios Registrados
4Enlaces relacionados
4Enviar Noticia
4Enviar Postales
mister conejo-1.jpg
imprentapotosi.jpg
buschome.jpg
juricich.jpg
Recomendarnos
Tu nombre:

E-mail email amigo:


logomundovilla.jpg
Mas leidas:
LOS 10 MOMENTOS POLITICOS DEL 2012 EN ARGENTINA
"SOY EL RICO POTOSÍ"
¿ESPAÑA NOS EXPLOTÓ POR 500 AÑOS Y TIENEN DERECHO A TRATARNOS ASI ????
AUMENTA LA POBREZA EN EL MUNDO
LA FIESTA MÁS TRADICIONAL DE LA COMUNIDAD BOLIVIANA EN LA ARGENTINA
liga bolivia.gif
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
1/6/2006 
* Carlos Castillos y Laura Barros (dpa)

Documento sin título

 

A 30 AÑOS DEL ASESINATO DE JUAN JOSÉ TORRES, UN GENERAL OLVIDADO

* Carlos Castillos y Laura Barros (dpa)

Buenos Aires/La Paz, 31 may (dpa) - Cuentan algunos memoriosos que en su exilio en Argentina, el ex presidente boliviano Juan José Torres solía visitar barrios humildes de Buenos Aires para conversar con sus compatriotas emigrados y disfrutar de los platos típicos de su tierra.

Sin embargo, a 30 años de su asesinato en la capital argentina, a
manos de fuerzas represivas coordinadas en el llamado Plan Cóndor de las incipientes dictaduras, quedan pocos recuerdos de aquel militar que gobernó Bolivia apenas diez meses, entre el 7 de octubre de 1970 y el 21 de agosto de 1971.

Torres fue asesinado el 1 de junio de 1976, tras ser secuestrado
el día anterior en un suburbio de Buenos Aires, y su cadáver apareció con huellas de haber sido torturado.

Emma Obleas de Torres, la viuda, que después sería senadora,
recuerda hoy, en declaraciones a dpa, que "fueron los momentos más difíciles" que atravesó en su vida.

Explicó la falta absoluta de las garantías mínimas que debía
haberles otorgado el gobierno argentino, "por una especie de cerco
que se había construido en torno al general Torres y por el
permanente hostigamiento de la dictadura banzerista" (del general
boliviano Hugo Banzer).

"Una vez producido el secuestro de mi esposo, el ministro del
Interior argentino tuvo la osadía de insinuar que podría tratarse de
un auto secuestro y que, en consecuencia, su gobierno se tomaría el tiempo necesario para iniciar cualquier investigación, cuando los
minutos o hasta los segundos resultaban vitales para intentar
salvarle la vida" agregó la mujer.

Tras el asesinato, Emma Obleas reclamó el cuerpo al gobierno del
entonces dictador argentino Jorge Rafael Videla, que había asumido en marzo de 1976 mediante un golpe de Estado, pero el militar no
autorizó las honras fúnebres, prohibió que se invitara a nadie e
instruyó que la víctima fuera velada en un recinto militar.

La mujer no aceptó y trasladó los restos a México, donde reposaron
en el Panteón Civil de Dolores hasta su repatriación, en 1983, por
gestiones de la Central Obrera Boliviana (COB) a iniciativa de los
mineros y con acuerdo del gobierno constitucional del presidente
Hernán Siles Suazo y el congreso boliviano.

Torres vivió unos cinco años en Buenos Aires como un ciudadano
común, sin protección especial por ser militar y ex jefe de Estado y,
según algunos testimonios, vivía sencillamente, compartiendo comidas típicas y veladas con algunos de sus compatriotas, particularmente los exiliados políticos.

A pesar de aquellas actitudes poco comunes, actualmente son muy
pocos los que se acuerdan de él y mucho menos de su perfil político, de su impronta como gobernante, de sus ideales o de su legado político.

Wilbert Espada, ex docente que ha sido dirigente de la comunidad
boliviana emigrada en Argentina y hace 15 años que vive en el país,
dijo que "en líneas generales, Torres fue una de las banderas
militares que luchó por la democracia después de tantos años de
dictadura".

Reconoció que el ex presidente "tuvo muy poca ascendencia entre la comunidad boliviana residente en Argentina, aunque tuvo contactos más estrechos con los exiliados políticos". "Se le recuerda, pero no como una imagen viva, fuerte, presente siempre", confiesa Espada.Sin embargo, repasando la historia contemporánea aparecen algunos puntos comunes de aquellos principios que intentó imponer Torres en Bolivia, con los que sostiene hoy el presidente Evo Morales, especialmente en lo relativo a la necesidad de construir un país incluyendo a las mayorías indígenas, siempre despreciadas y olvidadas.

Uno de sus hijos, también llamado Juan José Torres y que ha sido
diputado, coincidió que "si bien son procesos distintos, desde el
punto de vista de tiempo y del mismo espacio, tienen muchas raíces en común".

Torres dijo a dpa que "hay muchos elementos que hacen parte de
tareas inconclusas que quedaron pendientes en la construcción del
Estado boliviano y que imagino que el presidente Evo Morales
obviamente está tratando de reencauzar y retomar".

Recordó que "otra de las tareas importantes del general Torres era
preservar, mantener y controlar los recursos naturales por parte del
Estado boliviano, cosa que durante estos 20 años de democracia no se materializó y lejos de ello más bien se enajenaron la mayoría de
estos recursos, debilitando la economía y las condiciones básicas,
estructurales para consolidar al país".

"En estos momentos se está empezando un proceso aparentemente en esa dirección" precisó el hijo del ex presidente.

Su madre, en cambio, comentó que con la llegada de Evo Morales al
gobierno en su país "se ha dado inicio a un nuevo ciclo histórico y
político".

"En mi concepto, uno de los aspectos más importantes de este
proceso es que el cambio, como nunca antes, se está dando hasta ahora en paz y en democracia, respetando el Estado de derecho y los derechos humanos".

Y auguró que "las oportunidades son muy grandes, el pueblo
boliviano ha hecho su aporte con una alta dosis de sacrificio, ahora
todo depende de que los conductores estén a la altura del reto
histórico".

El proceso que había iniciado Juan José Torres, desde la
presidencia de Bolivia, no estaba inscripto dentro de un proceso
democrático electoral, formal, pero no parecía una dictadura de corte fascista como las que empezaban a incrustarse en los países
sudamericanos. "Bolivia gozaba de plenas libertades democráticas",
remarca su hijo.

A propósito de este 30 aniversario del asesinato de Torres,
Cayetano Llobet, analista político y periodista boliviano, comentó
también a dpa que el protagonismo político de aquellos años no lo
tenía Torres, sino la llamada "Asamblea Popular".

Era un movimiento que encabezaba el líder sindical Juan Lechín
Oquendo, que se proponía tomar el poder e iniciar un proceso
revolucionario hacia el socialismo.

"Hay una anécdota muy interesante, pues se supone que Juan Lechín en ese momento estaba intentado tomar el palacio, pero llegó Torres y tomó el palacio. Enseguida se produjo una reacción popular favorable, tanto que él salió al balcón y le dijo a la gente: ‘No voy a jurar mi cargo de presidente ante un crucifijo sino ante el pueblo‘, cosa que hizo efectivamente...".

Según Llobet "en ese momento el conflicto era otro. El conflicto
no pasaba por el palacio de gobierno, pasaba por una suerte de
insurgencia popular que se había consagrado en lo que se llamó la
Asamblea Popular, donde creíamos que estábamos constituyendo una suerte de soviets para esperar la esperar la instauración del
socialismo".
Con el derrocamiento de Torres, se liquidó también la asamblea popular y accedió al gobierno la dictadura de Hugo Banzer Suárez, que duró casi ocho años.

Sobre el legado de Torres, el periodista y analista boliviano
afirmó que "paradójicamente, no tenía una gran significación
política". "Fue un militar que, visto por otros militares, en este
caso Hugo Banzer, podía ser una alternativa, pero políticamente
Torres no significó gran cosa en Bolivia" enfatizó.

De todas formas, Llobet considera que el asesinato en Buenos Aires
fue "absolutamente inútil", ya que "no tenía un peso político que
hubiera merecido ese final".
Con el derrocamiento de Torres y su posterior asesinato, se truncó un proceso democrático que apuntaba a poner fin a la permanente inestabilidad institucional de Bolivia. Quedó archivada una nueva Constitución política del Estado, documento que sus familiares han rescatado y que permanece inédito.

En estos tiempos soplan nuevos vientos en Bolivia y serán ellos,
los propios bolivianos, quienes decidirán si el general olvidado
merece algún lugar en la historia.
dpa lb/cc mv

 




print.gif  friend.gif  
tuvsa.jpg
Secciones
4Comunicados
4Información General
4Migraciones
4Queremos Votar
4Libro de Visitas
4Artículos Especiales
4Cultura
4Deportes
4Economía
4Gente que Busca Gente
4Internacional
4Invitación a Eventos
4Sociedad
4Tecnología, Ciencia y Salud
4Servicios Útiles
publinor.jpg
feuargentina.jpg
Deja tu e-mail para recibir noticias del portal
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
congresohome-1.jpg
asignacion.jpg
Buscar :
Busqueda avanzada
Monedas
Registrate!! - Ya somos 350.000 suscriptores.. Vamos Creciendo, Qué esperás para suscribirte a nuestro boletín de noticias. ¡PASAMOS  LOS CINCO MILLONES TRESCIENTOS CINCUENTA MIL VISITAS! ¡VISITANOS Y PUBLICITÁ EN EL PORTAL! Envianos tu solicitud via mail
Encuestas:
COMO VES LA ACTITUD DEL GOBIERNO RESPECTO DE LOS INMIGRANTES BOLIVIANOS

Buena
Mala
No le importa
No sabe nada

Ver Resultados

Agregar a favoritos

Colabore con nosotros! Si quiere remitir artículos, opiniones y/o sugerencias,
comuníquese con nosotrs: 
E-mail: comunidadboliviana.com.ar@gmail.com

Powered by E-Internet