cb65_5noti.jpg
21/3/2010 
Por Roxana Paniagua Humeres *

Documento sin título

 
POR LA MEMORIA Y TODA LA VERDAD

Por Roxana Paniagua Humeres *

Que las Fuerzas Armadas desobedezcan las leyes del país se debe a que tienen mucho que ver en la represión de miles de compatriotas durante los años negros de las dictaduras...

Que las Fuerzas Armadas desobedezcan las leyes del país se debe a que tienen mucho que ver en la represión de miles de compatriotas durante los años negros de las dictaduras.

Es inaudito que en pleno proceso de reformas hagan caso omiso de las leyes y de las órdenes del Presidente de la República Evo Morales Ayma. Abrir los archivos y digo bien, abrirlos, es una obligación que debiera tener el gobierno actual. No se puede jugar con la impunidad de un grupo que actuó delincuencialmente torturando, violando y haciendo desaparecer a nuestros compatriotas, simplemente porque eran opositores a los principios de "seguridad del Estado" que compartían las Fuerzas Armadas.

Las Fuerzas Armadas que lucharon contra el supuesto enemigo interno y lograron establecer una "guerra interna" donde todo aquel que osaba oponerse era conminado al exilio, a Puerto Rico, sometido a la tortura o la desaparición pura y simple.

Una sociedad que se dice en proceso de refundación debe juzgar y castigar a los culpables de crímenes de lesa humanidad. No por haber juzgado a García Meza y a Arce Gómez se saldó la deuda que Bolivia tiene con la justicia y con su pasado de represión. Partícipes de estos crímenes fueron desde los simples agentes de las oficinas represoras ligadas al Ministerio del interior, a los simples soldados que "obedeciendo órdenes" perpetraron crímenes atroces contra ciudadanos y ciudadanas bolivianas. Estos individuos se pasean aún impunemente.

¡LA IMPUNIDAD TIENE QUE CESAR!

El ejercicio de la memoria parece haberse perdido en Bolivia. Pareciera que se concluyó que con la "llegada de la democracia" se podía hacer borrón y cuenta nueva. Pero no, sanear una sociedad de la violencia sistematizada del Estado, del terrorismo del Estado, significa juzgar a los culpables y llevarlos a la cárcel.

No se pude abogar la refundación del país si no se lleva a cabo un saneamiento a fondo de las prácticas que llevaron a la eliminación pura y simple de aquellos que lucharon por más justicia. Resulta doloroso que la sociedad civil también haya "olvidado" ese período oscuro, ¿cómo es posible que la muerte, el acoso, la tortura, la violencia de los años de las dictaduras hayan sido borrados de un plumazo de la memoria colectiva?

Los familiares de los desaparecidos llevan una lucha sin par en un país que los ignora y los ha invisibilizado durante décadas. Son David contra Goliat, puro corazón y voluntad para hacernos recordar cada minuto cada segundo que los años de la dictadura fueron duros, que fue un horror sistematizado y que el horror seguirá perpetuándose mientras no se juzgue a los culpables y se abran los archivos de las dictaduras.

Bolivia con Banzer formaba parte del Plan Cóndor; recuperar la memoria colectiva de aquellos años ya no es una cuestión de voluntad sino de obligación. No podemos quedarnos tranquilitos luego de saber tantos horrores. Sabemos que los servicios represivos banzeristas canjeaban gente, argentinos que huyeron a Bolivia fueron entregados a los asesinos de las patotas argentinas y continúan aún desaparecidos.

También hay bolivianos que estaban en la Argentina canjeados y ahora forman parte de los olvidados. El olvido es ignominioso y triste, nuestra sociedad debe recobrar la memoria de esos años negros que hicieron sacudir a un pueblo.

No es posible que en un país que está inaugurando su nuevo Estado no se pueda alcanzar LA VERDAD, toda LA VERDAD. ¿Por qué el jefe del ejército - a través de su asesor legal - entregó sólo unos sobres con fotocopias? ¿Quieren hacer un simulacro de ajustarse a la "justicia"? ¿Es una cuestión de confidencialidad solamente? No, se debe permitir que las Fuerzas Armadas no respeten la ordenanza de los fiscales porque de otra manera uno tiene que suponer que aún pueden actuar como hordas delincuenciales.

El fiscal dio la orden de revisar los archivos de las dictaduras, no que hagan el amague de entregar fotocopias, ¿con qué derecho pueden seleccionar la información que guardan secretamente (que supuestamente fue quemada)?

Alvaro García Linera debe ser coherente con los principios de "refundación" del país, la verdad es necesaria porque afectó no sólo a algunos sino a toda la sociedad. Si las leyes actuales no permiten que se desclasifiquen los archivos de las dictaduras, ¿qué esperan los miembros del legislativo para emitir leyes justas?

Que se sepa la verdad, toda la verdad es un acto político ahora más que nunca. Porque lo contrario es inaudito, es inmoral desde el punto de vista de la justicia, de la verdadera justicia. Los que obstaculizan el proceso de investigación de los "años de plomo" deben ser detenidos como indican las leyes no hay otra actitud más sana y política que esa.
* Socióloga y periodista.

 




print.gif  friend.gif