cb75_4noti.jpg
2/7/2011 
Fuente: Prensa argentina
La Selección empató 1-1 con Bolivia en el debut, en el Estadio Ciudad de La Plata. Edivaldo puso en ventaja a la visita y Agüero igualó para el local. El equipo de Batista estuvo lejos de la idea futbolística que quiere imponer el DT y mostró un muy bajo nivel. El miércoles, con Colombia...

Documento sin título

BOLIVIA PUDO GANAR EL PARTIDO
¡ SE NOS FUE DE LAS MANOS !

Fuente: Prensa argentina
La Selección empató 1-1 con Bolivia en el debut, en el Estadio Ciudad de La Plata. Edivaldo puso en ventaja a la visita y Agüero igualó para el local. El equipo de Batista estuvo lejos de la idea futbolística que quiere imponer el DT y mostró un muy bajo nivel. El miércoles, con Colombia...

El GOLAZO DE AGÜERO SALVÓ A LA SELECCIÓN DE UNA CAIDA HISTÓRICA ANTE BOLIVIA

www.clarin.com.ar
La Selección decepcionó y apenas empató 1-1 en La Plata. Un inexplicable error de Banega puso en ventaja a la visita, pero Burdisso bajó un centro con el pecho en el área de enfrente y el Kun metió una volea perfecta para sellar la igualdad.

PorFederico Kotlar. La Plata, enviado especial

Fue un empate con sabor a poco, pero con la convicción de que la historia estuvo cerca de ser mucho peor. En el esperado debut en la Copa América, Argentina apenas empató 1-1 ante Bolivia en La Plata. Y fue una aparición esporádica la que le impidió llevarse una derrota que hubiera sido histórica. Lo bueno: a partir de ahora, será muy difícil empeorar.

Argentina desde el comienzo se mostró fría. Casi tan fuera de ritmo como el locutor del Estadio Unico de La Plata, que se extendió demasiado en la lectura de los nombres de los jugadores y para cuando comenzó el partido todavía estaba nombrando al banco de suplentes de Bolivia. En ese primer tiempo, salvo algún arranque electrizante de Messi en la mitad de la cancha, Argentina preocupó más a sus hinchas que a la defensa de Bolivia. Las imprecisiones mandaron y el mandato de Batista para que la pelota circulara y se buscara con paciencia la chance de gol estuvo lejos de ser cumplido.

Llamó la atención la posición de Mascherano. Apareció muchas veces entre los centrales argentinos, en una ubicación similar a la de sus últimos partidos en el Barcelona. Eso abría espacio para la escalada de los laterales en ataque, pero muchas veces dejó a la Selección defendiendo hasta con cinco jugadores cuando Bolivia atacaba. Pareció un exceso de precaución que causó además cierto desorden táctico.

La primera llegada con algún riesgo real fue de Bolivia, cuando Rojas le pegó desde el borde del área y obligó a Romero a ir abajo para controlar la pelota. Argentina no encontraba la pelota ni el juego en equipo y Moreno Martins generaba alguna zozobra entre Burdisso y Milito. El local era alguna escalada con el sello de Messi, el entusiasmo de Banega que en general terminaba en barullo en la mitad de la cancha y mucho intento individual.

Incluso dentro de ese panorama empezaron a aparecer situaciones de riesgo para la Selección. Y la Pulga fue inevitable protagonista, aunque como creador y no como terminador de la jugada. Primero dejó su marca en el camino y habilitó a Lavezzi, quien definió demasiado cruzado ante el achique del arquero Arias. Después se la pasó a Tevez, quien desde el costado izquierdo remató al primer palo para que el arquero cediera el corner. Demasiado poco, sobre todo para lo que se espera de una Argentina que siempre es candidata en la Copa América y encima esta vez es local. Se fue entonces el primer tiempo con la comprensible alegría de los hinchas visitantes y una creciente tensión en un público que había ido a ver otra cosa.

Para la segunda parte, Batista dispuso el ingreso de Di María por Cambiasso para tratar de sumarle fútbol a un equipo que no encontraba el rumbo.

Pero lo peor estaba por venir: en un corner para Bolivia, Edivaldo Rojas desvió la pelota con el taco y Banega, que estaba en el primer palo, no pudo rechazar. La pelota se metió mansa y el tiempo pareció congelarse por un segundo. Era verdad: en el partido más esperado, Argentina perdía con Bolivia como local. Y había que admitir, por lo visto en la cancha, que no causaba demasiada sorpresa.

Si la Selección ya estaba envuelta en los nervios cuando no podía quebrar a un rival en teoría modesto, más atrapada quedó todavía luego del increíble gol en contra. Se mantuvo la falta de juego asociado y aparecieron más dudas en una defensa que también se dejó llevar por el estupor del resultado inesperado. Hasta podría haberlo liquidado Bolivia cuando Martins quedó totalmente solo ante Romero y el arquero manoteó para evitar el 2-0. Y Argentina, nada.

Solamente una acción que rompiera con todo lo que había pasado hasta ese momento podía sacar a Argentina de ese pozo inmenso en el que estaba. Y ocurrió a los 30 minutos del segundo tiempo, cuando Burdisso bajó de pecho un centro cruzado y el Kun Agüero, que había ingresado cuatro minutos antes, la empalmó cruzada para desatar parte del nudo. Un golazo para dar al menos un respiro.

El ingreso de Agüero aportó aire, aunque la falta de juego asociado continuó. Argentina hasta se ilusionó con la posibilidad de conseguir esa victoria que antes del partido parecía la única posibilidad. Pero siguió chocando, aun contra una defensa endeble a la que le costaba hacer pie en medio de los gritos de los hinchas locales. No hubo caso: ni los cantos, ni la emoción, ni la voluntad alcanzaron para llenar el vacío de fútbol. Ese que no se puede reemplazar con una acumulación de estrellas desconectadas entre sí.

EN BOLIVIA SE HABLA DE "HAZAÑA" TRAS EL EMPATE FRENTE A ARGENTINA

Los medios bolivianos celebraron el sorpresivo empate de su seleccionado frente al conjunto de Messi y compañía en el inicio de la Copa América. Todos hacen hincapié en el mano a mano que desperdició Martins, el cual podría haber sentenciado el partido.

El diario La Razón elogió el gran trabajo de la selección boliviana y tituló: “Bolivia debuta con una hazaña en la Copa América”, destacando el planteo del entrenador Gustavo Quinteros y ponderando  el sistema táctico para parar a Lionel Messi, que poco pudo hacer para sortear el férreo marcaje de los futbolistas del altiplano.

“Con sabor a triunfo” fue la frase que utilizó La Prensa, otro medio que destacó el orden y la prolijidad del equipo boliviano. Además, hicieron hincapié en el silencio que se hizo en el estadio tras el gol de Edivaldo y luego de la finalización del partido.

El Diario habló de sorpresa y tituló: “Se nos fue de las manos”. Una foto de Messi ilustró su portada y hablaron de la frustración del argentino, que luego del partido dijo que el tanto boliviano fue “un gol de mierda”.

El diario El País informó que Argentina “logró” empatar con Bolivia y culpó a Marcelo Martins por el mano a mano que despilfarró en el segundo tiempo con el partido 1-0 a favor de los bolivianos. Si el delantero acertaba en la definición, probablemente el histórico resultado de Bolivia hubiese sido aún más grande y sorpresivo. 
 

IMAGENES DEL PARTIDO BOLIVIA 1 ARGENTINA 1

info@comunidadboliviana.com.ar




print.gif  friend.gif