cb101_3noti.jpg
22/8/2017 
Por: Redacción ADN Rio Negro (Lelio Mármora, sociólogo, especialista en migraciones)

En las últimas semanas, la cuestión migratoria fue presentada como una “problemática” para el país, por el costo que debía asumir la universidad pública para incorporar de manera gratuita a los extranjeros en carreras de grado..

Documento sin título

 

 

"QUE VENGAN EXTRANJEROS A ESTUDIAR ES UN NEGOCIO PARA LA ARGENTINA"

Por: Redacción ADN Rio Negro (Lelio Mármora, sociólogo, especialista en migraciones)

En las últimas semanas, la cuestión migratoria fue presentada como una “problemática” para el país, por el costo que debía asumir la universidad pública para incorporar de manera gratuita a los extranjeros en carreras de grado...

La misma objeción se realizó sobre la utilización de los hospitales públicos de los inmigrantes, sobre todo de países vecinos. Lelio Mármora, uno de los especialistas más calificados en Migraciones, respondió a estas preguntas en una entrevista con el periodista Marcelo Larraquy de Clarín.

¿A qué atribuye esta nueva puesta en escena de los inmigrantes en la Argentina?
Por un lado, hay un efecto imitación de lo que está sucediendo en Estados Unidos y Europa, pero nuestra realidad social y económica es distinta. Argentina tiene una cultura de hibridación muy grande, que gestó la identidad nacional. La inmigración fusiona, recrea, y los argentinos somos el resultado de esa gran mezcla con inmigrantes. Acá nunca hubo ghettos ni “multiculturalismo”, como en Europa o Estados Unidos. París hoy es una ciudad ghettificada. Acá puede haber predominancia de ciertos migrantes en barrios de emergencia pero por una cuestión económica.

¿Advierte una discriminación por pobreza hacia los inmigrantes?
Creo que es una crítica a las migraciones sudamericanas, similar a las que se hicieron a las migraciones internas locales, con los “cabecitas negras” o los “negros”. Hoy los bolivianos ocupan ese lugar en el imaginario colectivo. Cuando el legislador radical (Ernesto Sanmartino) habló de “aluvión zoológico” en los años ‘40 , no es muy distinto de lo que dice el senador (Miguel) Pichetto (FPV) hoy, aunque sean de partidos diferentes. Pero siempre hay alguna intención detrás de estos discursos.

¿Cuál sería?
Por un lado, ver si se consigue algo electoralmente, pero no dará resultado porque las migraciones nunca formaron parte de la plataforma de los partidos políticos. Pero a fines de los ‘90 hubo una fuerte campaña antimigratoria y xenófoba, donde se presentaba a los inmigrantes como parte de una ‘invasión silenciosa’, que quitaban el trabajo a los argentinos en la competencia laboral y que las cárceles estaban repletas de inmigrantes. Y esa campaña fue el precedente de un convenio con Siemens para mejorar los controles fronterizos con nueva plataforma tecnológica y el reemplazo de los DNI, que luego la misma empresa admitió sobornos y debió anularse. En Europa hay muchos negocios detrás de la xenofobias: la construcción de muros, los centros de detención de inmigrantes, las deportaciones… Cuando cayó el muro de Berlín todo el mundo aplaudía. Hoy hay 20 mil kilómetros de muros en todo el mundo.

Ahora se puso el foco en los extranjeros que concurren a la universidad pública. Sobre todo los colombianos. ¿Cuál es su incidencia?

Que vengan extranjeros a estudiar es un negocio para el país. Permanecen cuatro años, alquilan, se alimentan, consumen y también son contribuyentes. De la investigación que realizamos, el 75% de los estudiantes colombianos trabaja formalmente, en empleos registrados. Y el 50% manifestó que permanecerá en el país después de graduarse. Por lo cual, Argentina se queda con una capacidad instalada de recursos humanos calificados. En una economía del conocimiento como la que existe, que un profesional extranjero se quede es muy importante. En Estados Unidos y Alemania se incrementan las becas para estudiantes extranjeros. Canadá pone carteles en Silicon Valley para que vayan a estudiar a su país si no encuentran cupo en las universidades. Los estudiantes extranjeros, aunque no paguen la carrera de grado, representan una inversión. Y apenas es el 4% de la matrícula de la UBA. Y en los posgrados, el 15% son extranjeros, y pagan el doble de matrícula que los nacionales.

¿Hay estudios confiables sobre el uso de los servicios de salud pública por parte de extranjeros?
Desde el Instituto de Políticas de Migraciones y Asilo (IPMA) hicimos un estudio sobre 4 mil casos en los principales hospitales del conurbano bonaerense y el total de la población migrante que se atendía era el 12%. La mayoría era mujeres que concurren por cuestiones de embarazo, es decir, va a tener hijos argentinos. En una población que envejece, el aporte demográfico es siempre un “bonus”. Argentina sigue siendo un país vacío, con un desequilibrio poblacional enorme. Necesita poblarse. Durante la dictadura militar al migrante de países vecinos se lo tomaba como posible subversivo y no se aceptaba su radicación. Se integraba las políticas de seguridad a las migratorias. Hoy tenemos una ley de inmigración basada en los derechos humanos, la libre circulación y la residencia, con las mismas facilidades que tienen los argentinos que se radican en Bolivia, Chile, Paraguay , Brasil, o Uruguay, porque son convenios regionales. Y ya hay 300.000 en los países limítrofes, que representa poco menos de un tercio de los argentinos que viven en el exterior.

 

 

 
  comunidadboliviana.com.ar@gmail.com
 
 




print.gif  friend.gif